Barajar y dar de nuevo

Desde hace algún tiempo leo blogs, blogs y más blogs y me dieron ganitas de empezar uno propio. Sin embargo, y hasta hoy, no lo había empezado por temor, por no saber que escribir, por pensar que va a ser una de las tantas cosas que empezaré y dejaré en mi vida.
Pero hoy es diferente. Llegue a un punto de inflexión en mi vida, en el que comienza a finalizar una gran etapa como lo es la de estudiante, y se empieza a vislumbrar el principio de una nueva vida, con todo lo que eso implica.

Esto, junto con otros motivos mucho más profundos que en algún momento contaré, me llevan a dar el puntapié inicial a este blog, uno entre tantos en la red, pero al fin y al cabo mi blog. El cuál se convertirá en una hermosa manera de hacer catarsis y de relatar las cosas que pasan por esta cabecita loca. Seguramente serán palabras al viento en la red, pero qué más da. No hay nada que perder, sino todo que ganar.
Asique hoy es el primer día del resto de mi vida.

Publicar un comentario

¿Cuál es tu veredicto?