Nube Negra


Este finde, como de costumbre, me fuí a pasar el día de la madre con mi mamita. Todo muy lindo y bonito, la pasé re bien, vi a la mayoría de mis seres queridos y comí como una desgraciada. Anoche, al momento del regreso, decidimos con mis hermanos viajar hoy a la mañana temprano porque ayer llovía, iba a haber mucho tráfico y los tres estabamos prácticamente sin dormir.

Ergo esta mañana todos arriba a las 6.30 para salir a las 7. Pero, oh sorpresa! Se quebró la llave del auto. Si, señores. La llave del auto! Asique nos armamos de paciencia y esperamos que algún cerrajero se levantara para solucionarnos el problema.
Por suerte, a las 9am pudimos emprender nuestro regreso, pero faltando 50km para llegar sanos y salvos a destino, el auto murió. No conozco mucho de cuestiones técnicas vehiculares, pero se pincho una manguera del agua o algo así. Por lo cual procedimos a llamar a padre para que nos mande la grua, la cual tardó nada mas y nada menos que 3 horas.

Fueron 3 horas al rayo del sol, sin nada para comer, sin civilización cerca y lo peor de todo: sin bateria en el celular!

Finalmente arribamos a VM a las 4 de la tarde, y a las 4.30 me tomé un colectivo para volver a mi querida Córdoba a retomar con mi vida cotdiana.

Lo único que se es en este momento es que estoy agotada y rogando que, de una vez por todas, se vaya la nube negra que hay sobre mi cabeza, porque así no se puede vivir.

He dicho!

Publicar un comentario

¿Cuál es tu veredicto?