La llamada

Anoche hablé con G*. Inesperadamente después de un buen tiempo de no hablar, ni chatear ni nada de eso me llamó por teléfono a las 6.30am. Yo atendí ya que no era su número y estaba dormida, claro.

La novedad no es la llamada por teléfono en sí, sino el porqué de la misma. La parate interesante de la conversación fué mas o menos así.

G- Dónde estas?
C-En mi casa
G- estás con tu novio?
C- no
G- Peleate con el y ponete de novia conmigo. Cuándo te vas a dar cuenta de que es un pelotudo?
C- Vos tenés novia asique callate.
G- Yo la dejo, de verdad. Yo te quiero a vos. Sos la mujer de mi vida. Quiero casarme con vos.
C- Jajaja. Algún día.
G- Te estoy hablando en serio. Hoy salimos con P a ahogar penas ya que él esta muy triste por una chica.
C-Aha. Que bien que lo acompañes.
G- Y nos pusimos a hablar y le dije, sabes por quién sufrí yo? Por Co. Salió todo mal y después ella se puso de novia con el salame ese.
C-...
G- Co, dejalo y pongámonos de novios.
C- Algún día quizás. Ahora no.
G-Dale! Mirá que cuando vuelva a Córdoba te voy a visitar y te encaro de una eh! Te doy un beso en la boca
C- Si si claro.

Obviamente G estaba bajo los efectos del alcohol, pero no puedo dejar de pensar en lo incoherente que es. Porque si mal no recuerdo, hace unos meses cuando se volvió a sus pagos me dijo que no ibamos a hablar más y que iba a dejar que el tiempo fuera diluyendo nuestra amistad.

Yo por un lado me sentí contenta y al mismo tiempo un poco desorientada. ¿Porqué después de tanto tiempo me dice esto? ¿Qué necesidad de modificar las cosas hay? ¿Será que me pongo contenta de escuchar esas cosas porque es una reivindicación para mi? ¿O será que me da un poquito de satisfacción que el sienta que me perdió? ¿Cómo tengo que actuar de ahora en más?


*Ex saliente y actualmente amigo.

Publicar un comentario

¿Cuál es tu veredicto?