Aguantadero

La convivencia, como todos sabemos, no es fácil. Y menos si tu compañero de casa tiene algo así como 5 años menos y está dando sus primeros pasos en la vida universitaria.

Desde hace unos días mi casa es un aguantadero de adolescentes con ataque de pánico por rendis. Comen, duermen, estudian y juegan al PS acá. Y habitualmente, yo no tengo drama porque en algún momento fui yo la que hacía lo mismo. La diferencia es que vivía sola. Asique trato de tener paciencia y de ser tolerante. Pero llega un punto en el que ya no tengo mas ganas de ver gente deambulando por acá todo el día. A determinada hora quiero echarme en el sillón a mirar tele, o andar en pijamas y no puedo y eso está empezando a molestarme. Ojalá que la semana que viene las cosas sean diferentes.

Por lo pronto, me conformo con tener mi casa sola el fin de semana para poder andar en bolas, poner la música fuerte a la hora que se me antoja y disponer de todos los espacios (que no son muchos) sin restricciones.


  1. ay! pero qué momento esos de gran patota al inicio de la facultad, eh!!!!

    ahora, si yo estuviese en tu lugar, a los 10 días los mando a todos a la plaza!!!!

  1. Jajaja, y si la semana que viene sigue igual no te asombres si los mando a la plaza, eh!

Publicar un comentario

¿Cuál es tu veredicto?