Fotográfica felicidad

Hoy por fin, y después de mucho tiempo, comencé el curso de fotografía. Estoy absolutamente feliz, casi como un niño con juguete nuevo. Antes de ir estaba re nerviosa porque es algo que quiero hacer hace siglos y porque, en algún punto, me da miedo no aprender, no poder bajar a la práctica lo teórico, que no se me ocurran ideas, no ser creativa, etc.

Quizás todos estos "temores" tengan que ver con que me encantaría ser la nueva Annie Leivobitz, o de pronto una genia autodidacta que saca fotos increíbles sin tener la más remota idea de las reglas y los principios de la fotografía. Pero como es obvio que eso no va a suceder, me conformo con aprender e incorporar conocimientos para acercarme un poco a lo que me gustaría ser.
Ojalá que valga la pena y pueda cubrir mis expectativas que, vale decir, son altas...por no decir altísimas.
La primera clase estuvo buena y ya tengo trabajo práctico que hacer....

To be continued...

Publicar un comentario

¿Cuál es tu veredicto?