Descalificaciones

Tengo el enorme placer y la suerte de trabajar desde mi casa. Claro, no es un empleo común y corriente, como al que todos están acostumbrados, porque todavía no consigo. El trabajo del que hablo son dos emprendimientos propios y absolutamente independientes que me obligan a estar largas horas frente a la computadora, porque como dicen los que saben "si no trabajo, no como". A pesar de los dolores de espalda, el cansancio de la vista y el hastío que me produce estar de la mañana a la noche sentada frente a una pantalla, es un trabajo que me gusta y me hace feliz.

El tema es que, en lugar de valorar la fuerza de voluntad que implica ser mi propia jefa, mi hermano, mi novio y en general la gente que me rodea, me critica y verduguea porque (según ellos) "chateo todo el día", porque no salgo de casa, que esto al pedo, etc. Y me indigna.
No entiendo ciertas formas de pensar. Me parecen medio retrogradas. Y eso que vienen de gente jóven!

Acaso ¿existe una sola forma de trabajar? ¿Es menos valioso mi laburo por el hecho de poder hacerlo en pantuflas y pijama?

  1. Eso es lo que todos los que laburan desde su casa sufren de las personas que los rodean... no sé porqué es tan difícil entender que aunque, como decís, uno pueda estar en pantuflas, está laburando sin parar igual.
    Cuáles son esos emprendimientos? Me dio curiosidad :)

  1. Y si...son prejuicios supongo. Los emprendimientos son dos. Uno es una agenda cultural de bolsillo para Rafaela. La armamos en dos meses con mi amiga/socia y en mayo salio el primer número. El tema es que ella esta en Rafaela y yo en Cba asique trabajamos con videoconferencia y viajo una vez al mes.
    Y lo otro ya viene del año pasado. Diseño tarjetas para cumpleaños, aniversarios, y eso para vender en regalerías y librerías.

Publicar un comentario

¿Cuál es tu veredicto?