Sábado a la noche otra vez...

Hace unos días vi una película que me dejó pensando, y en algún punto me sentí identificada con la protagonista de la historia. El tema de la película eran las relaciones humanas, claro. Particularmente las relaciones de pareja y cómo vamos aceptando, cediendo, resignando, suplantando lo que nos falta sin darnos cuenta, hasta que llega algo que nos hace un click y decimos basta.

Hoy hablando con mi amiga eMe, y de su discusión con el novio porque hace más de un mes que no se ven los sábados a la noche porque el elige hacer otras cosas, me di cuenta que yo hace tiempo pasé esa etapa.
Tomé noción de que ya no peleo por mis espacios, que ya estoy tan acostumbrada a ciertas cosas que antes odiaba, que prácticamente ya ni me joden. También caí en la cuenta de que de un tiempo a esta parte, para mi ha sido más fácil ceder y suplantar esas faltas y carencias (de diversas formas) que discutir y amargarme para quedarme una vez más con las manos vacías.
Básicamente siento que caí en la comodidad de resignar lo que quiero para ser un poquito más feliz, y sinceramente eso me molesta.
Odio que mis sentimientos me tengan anestesiada frente a la situación, que no me permitan accionar para no perder lo poco que tengo (o ganar lo mucho que me falta). Y hasta diría que me detesto por haberme convertido en eso que alguna vez juré no ser.

Y sin embargo acá estoy. Una vez más me encuentro sola en casa un sábado, con (frustradas) ganas de salir a pasear, con mis amigas lejos, mi novio vaya a saber divirtiéndose dónde y una serie esperándome en el dvd para ser disfrutada.

Lo que yo me pregunto es, ¿cuándo voy a hacer el click? ¿Hasta que punto es válido estar en una situación si sabemos que no es la óptima (o al menos no es la deseada)? ¿Cómo establecer el límite entre lo que nos hace bien y lo que no?

  1. Si tuviéramos asegurado el clic, sería "casi" muy fácil, porque sabríamos que eventualmente va a llegar para poner fin a esa situación que no nos animamos a parar... El problema es que puede que nunca llegue o que llegue demasiado tarde, cuando ya sea muchísimo más jodido decir basta.
    A mí me parece que no vale la pena resignarse ni por miedo ni por nada. Porque si esta es una situación que vos no tolerás o que te molesta en algún sentido, entonces quiere decir que hay algo que no está bien, algo que la persona que está contigo no te está dando y que para vos es importante... por ende, o ponés los puntos sobre las íes y que sea lo que tenga que ser, o ponés punto final.
    Pensalo... pero no te dejes paralizar por el miedo, porque seguro esto no es lo que vos querés para tu vida.
    Arriba! :)

  1. co:
    leo que cedes, suplantas, resignas...pero, detestando y frustrada...para no perder!!!
    para perder algo...ese algo debe ser tuyo!
    esta relación con la que no compartis sábados...es la que seguis elogiendo??
    Te entiendo, en muchos puntos...pero, sugiero que no hipoteques nada por nadie que no valga la pena!!

    te sigo leyendo.

    kissesss

  1. Me pasa en varios ámbitos, no solo en la relación de pareja.
    Y es bastante raro, porque es como que en el transcurso no me doy cuenta, solo lo hago cuando hablo con alguien, una película me hace pensar o cosas así. Supongo que es todo un proceso llegar a decir basta, y en este caso me cuesta aún mas porque pongo en la balanza y mínimamente sigue dando positivo.

  1. QUÉ COSA, NO HAY CON QUÉ DARLE A ALS PELÍCULAS! NOS DEJAN LA CABEZA AL REVÉS.

    YO CREO QUE VAS A SEGUIR ASÍ HASTA QUE PASE ALGO GROSSO, ALGO IMPORTANTE. O HASTA QUE VEAS OTRA PELI DONDE SE NOTEN AÚN MÁS LAS CONSECUENCIAS DE ACEPTAR ESAS COSAS ANTES NO ACEPTADAS.

    UN BESO COTITA, http://malatendida.blogspot.com :)

  1. Y si Sara, seguiré así hasta que pase algo grosso o hasta fin de año que se termina todo porque él se va de viaje.
    Lo de las películas es cierto. Es increible como nos hacen pensar y reflexionar sobre cosas que a veces ni notamos!
    Beso!

Publicar un comentario

¿Cuál es tu veredicto?