Cuenta regresiva


Uf! Cuántos días sin escribir! Extrañaba pero no podía sentarme a redactar nada. He andado a mil! Asique bueno, acá estoy de nuevo. ¿Qué se cuenta? ¿Cómo andan sus vidas?

Para empezar les cuento que mi semana santa estuvo buenísima. Empecé el miércoles con el cumple de una compañera de la agencia. Salimos, bailamos, charlamos y la pasamos genial! Al otro día vinimos a trabajar medio trasnochados pero la verdad que no importó porque sólo estuvimos un par de horas y nos la pasamos de pícnic. :) Cuando salí me fuí con F a pasear. Primero al shopping porque había que cambiar un regalo de su cumple, luego a la Feria Internacional de Artesanías y finalmente a cenar a su casa. Sinceramente, estos últimos días de él en Córdoba están siendo maravillosos, felices. Hemos armado muchos planes juntos y también compartido en todo momento. No se si será que le agarra esenosequé porque se va pero se está portando como un rey. Atento, cariñoso, comunicativo, amable. Bah! Enamorado. Y eso me reconforta. Desde que tuvimos la charla definitoria hace un tiempo me he propuesto disfrutar a pleno lo que queda y lo he logrado. Y claro, eso me pone contenta.
El viernes me pasó a buscar por casa y me llevó a mis pagos. Estuvo todo el día allá y se volvió a la noche. Ese mismo día llegó toda la parentela de parte de mi mamá. Hacía cuanto que no los veía! Siempre he sido muy apegada a ellos y me encanta juntarme. El sábado almorcé con papá y a la tarde fuimos con Mi tía (la menor) y su familia a la hermosa costanera de mi ciudad. El día estaba precioso asique tomamos mates y charlamos mientras los chicos jugaban. El domingo almuerzo de pascua y más tarde el regreso a Córdoba.
Por otra parte, estoy entusiasmadísima con mi viaje. Con Peco ya estamos a full con los preparativos! Yo no veo las horas de armar la valija!
Ahhh! Y por si fuera poco, este finde viene de visita Amorosa! Hace mil años que no la veo y la extraño un montón. Y también mi tía (la menor) y mi madrina! Wiii! Falta que venga eMe y cartón lleno!

Asique así estamos, en la cuenta regresiva: para el viaje, para la partida de F, para el reencuentro con amigos.

Lunes, otra vez!

Y se pasó el finde nomas. El viernes me pedí el día en el trabajo y  a la madrugada me fuí a mis pagos porque la operaban a mamá. Por suerte salió todo perfecto! Estuvo dolorida las primeras horas pero luego se recuperó muy bien. Tal es así que le dieron el alta a última hora del viernes. Desde entonces está casi sin dolor aunque sigue molesta porque tiene yeso largo y le limita los movimientos. Pero bueno, va a tener que ser paciente porque tiene para un mes y medio así.
Yo, aproveche estos días a para mimosearla un poco. El sábado, como estaba frío y lluvioso,  el sol de mi abuela nos llevó matecitos a la cama y nos quedamos acurrucadas charlando. Al mediodía me fuí a almorzar con mi padre y a la tarde centro con mi abuela y más tarde visita a mis amiguitas queridas. Me compré unas botitas divinas! :) El domingo comimos humita! Qué ricor por Dios! Después vimos una peli con madre y a la tarde pegué la vuelta para Córdoba para ver a B que vino el finde y hacía varios meses que no lo veía.
Ah! El viernes fue el cumple de G, asique lo llamé por teléfono. Fue rarísimo escuchar su voz después de tanto tiempo! Pero qué alegría! :)
Hoy, lunes otra vez. De regreso al trabajo, con pocas cosas para hacer, matecito en mano y muchas ganas de estar en la cama!

Uds. ¿cómo la pasaron el fin de semana? Cómo cuesta arrancar los lunes, no?

Noticias de ayer, extra extra!

Hoy es un día feliz por varios motivos. En primer lugar porque mañana la operan a mamá, asique esta noche estoy viajando para allá así la acompaño. Espero que salga todo bien y se recupere pronto! Por otra parte, F hoy recibió su título de Ingeniero y yo empecé el gimnasio! :)
Después de tanto tiempo de inactividad he determinado que debo comenzar a mover el esqueleto porque con la vida sedentaria que vengo llevando voy a terminar hecha un tonel. El martes, en una mateada con amigas y compañeras de trabajo conseguí adeptas y hoy arrancamos. Lo mejor de todo es que el gimnasio está a la vuelta del trabajo y apenas salgo de laburar me voy para ahí. De otro modo no iría porque llegaría a casa y me achancharía como tantas otras veces me ha pasado.  Espero poder mantener mi promesa de ir al menos 3 veces por semana y que de resultados, claro. El invierno va a estar crudo, lo sé, pero con mi compañera nos vamos a apoyar y empujar para seguir yendo. Además, esta actividad me va a ayudar a ir cubriendo los huecos que va a dejar la partida de F.
En este preciso momento, en el que tengo el cuerpo caliente aún, me siento feliz aunque sé que dentro de dos horas voy a estar molida! Pero bueno, es un dolor placentero!
En fin...deseenme suerte en este nuevo camino. Jajajaja.

¿Ustedes hacen ejercicio? ¿Qué hacen? ¿Les gusta o lo hacen por obligación?

El común denominador

Hace rato ya que tengo ganas de contarles como conocí a G y F pero nunca encuentro la manera de hacerlo atractivo. O al menos no volverlo tedioso. Y hoy fuí a visitar a una amiga que vive al frente del edificio en dónde yo vivía antes y sentí nostalgia.  Además, encontré la manera de empezar a contarles la historia.
 Digo que me dio nostalgia no sólo por los lindos momentos vividos ahí, por el grupo de vecinos que se había armado y por lo bien que la pasábamos cuando nos juntábamos sino también  porque ahí fue dónde los conocí a los dos. Uno era vecino, el otro el amigo de un vecino. A uno lo conocí oficialmente en 2006, al otro en 2007.
El detalle de esta historia no sólo reside en que los conocí en el mismo lugar sino en que el vecino amigo de F era el conviviente de G.  Sí señores, F, G y yo tenemos un denominador común: somos amigos de la misma persona (que de ahora en más vamos a llamar D). Además de D hubo otra persona que fué clave en mis dos historias. A esa persona la vamos a llamar F.A y es importantes porque, sin quererlo, fué el nexo que me unió a G primero, a F después.

Y no, no piensen barbaridades. Nunca me gustó estar con dos personas del mismo grupo. De hecho ellos son amigos de la misma persona pero de diferentes ámbitos. Y no se bancan, claro. Pero no soy yo la causante de eso. Ya no se bancaban desde antes de conocerme a mí y más aún después de conocerme.

To be continued...

Noche nefasta

Anoche se produjo un devenir de acontecimientos que casi me arruinan el fin de semana. A saber:
Me peleé con mis dos hermanos (por cosas diferentes), llegamos a la terminal 5 minutos antes por culpa de uno y del otro también, perdimos el colectivo (porque a pesar de llegar sobre la hora, el muy turro salió 5 minutos antes dejándonos varados a nosotros y a otra gente), me enojé con el de la boletería (que decía que no podía hacer nada) porque no es la primera vez que pasa, lloré, lo llamé a mi papá para que nos lleve a correr el colectivo, se negó y volvimos a la terminal, nos compró pasajes nuevos, hice una nota en el libro de quejas y por teléfono y luego nos devolvieron la plata.

Qué mal me ponen estas situaciones, qué susceptible y maricona me pongo cuando las cosas no me salen como espero por culpa de los demás, cuánta impotencia y bronca ante las hijaputeses de las empresas.

La noche mas bizarra del mundo

A lo largo de toda mi vida me ha tocado protagonizar diferentes clases de chamuyos de parte de los hombres pero jamás me había pasado lo de anoche.
Resulta que con Peco y otra amiga fuimos a tomar unas cervezas a un bar y de bien que estábamos, en un momento viene la moza a preguntarme como me llamaba. Y les reproduzco la situación así se entiende:
Co: Para qué queres saber mi nombre?
Moza: Porque te tengo que decir algo y necesito saberlo.
Co: Ok. Me llamo Co.
Moza: Bueno Co, el chico que está en aquella mesa (un flaco con gorra roja levanta la mano y grita yo) dice que sos la chica más linda de la noche.
Co: Jajajaja. Bueno, gracias!


Al rato, pedimos la cuenta y como no tenían cambio íbamos a quedar debiendo $7. Entonces nos pedimos otra cerveza para que nos cobraran esos $7. Le damos a la moza la plata y al rato vuelve y nos dice:
Moza: Chicas, cobraron $20.
Nosotras: (Sonrientes y sin entender demasiado) Ok.
Moza: Quieren que les traiga maní?
Nosotras: Dale! Gracias!


Ya nos parecía raro tanta atención y bondad pero como dice el refrán, a caballo regalado no se le miran los dientes, asique seguimos enfrascadas en nuestra charla. Media hora después aparece la moza de nuevo. Esta vez traía una tablita de quesos.
Nosotras: (Mirándonos atónitas, pensando que nos habrían visto con cara de hambre).
Moza: De la barra mandan esto.
Nosotras: ¿?... ( No entendíamos nada) Gracias!


Obviamente, nos comimos los quesos y antes de irnos vuelve una vez mas la pobre mensajera/moza y deja un papelito en la mesa.
Co: ¿?
Moza: Mira, te mandó el teléfono. Vos sabrás que hacer.
Co: Jajaja. Ok!


En el papelito decía: Luis Bonanza (es el nombre del chico + el nombre del bar), un numero de teléfono y una florcita dibujada.
De más está decir que no pienso llamar porque no sé ni cuál es el flaco (no es el de gorra roja, es otro), pero me llevé el papelito de recuerdo. Jajaja. Una pavota!

A uds. ¿les pasó algo así alguna vez? ¿Qué clase de anécdotas graciosas tienen con respecto a este tema?

Baires en fotos


Revelaciones

Y de pronto, un día, G y yo volvimos a hablar. Y de pronto me di cuenta que a pesar de los meses sin hablar seguimos entendiéndonos perfectamente. Y de pronto entendí que pueden pasar muchos días sin comunicarnos pero que cuando estoy triste y maricona (como ayer) lo llamo y me habla, me hace reír por las pavadas que dice y me cambia el humor. Y de pronto comprendí que tenemos una conexión que va más allá de cualquier cosa. No se cómo ni porque, pero siempre estamos pensando lo mismo en mismo momento y cuando lo decimos (también al mismo tiempo) nos reímos. Y de pronto parece que el tiempo no hubiese pasado y siguiéramos hablando todos los días. Y de repente me di cuenta que ésta amistad es mucho más fuerte de lo que pensaba. Y eso, claro está, me pone feliz.

Un giorno tristísimo

Como no podía ser de otra manera mi vida es una montaña rusa. Ayer estaba de lo más feliz porque me dieron la visa y estuve de paseo todo el finde y hoy tengo un día de mierda. De pronto la nubecita negra se volvió a posar sobre mi cabeza y me empezaron a pasar cosas malas. A saber:

1-Mamá se cayó en el baño y no sólo se quebró la muñeca sino que también se luxó el codo. Ahora hay que operarla y ponerle una chapa y tornillos para recomponerle la muñeca. Recién hablé con ella y lloraba no sólo del dolor sino también de bronca porque nada le sale bien. Y yo me contengo para no llorar al teléfono, pero después me desarmo porque me parte el alma. Estas cosas no deberían pasarle a ella.

2-Lo que tengo no es un quiste sino un mioma. Si bien puede traer problemas de fertilidad, por ahora no hay que operar. I'm scared.

3-Sobre que estoy en default perdí $40! Mierda!

Asique, por favor,  paren el mundo que me quiero bajar. Gracias!

Mamita y yo en el Tigre

Expedición Baires

Señoras y señores. Chicos y chicas. Amigos y amigas. Puedo inrformar oficialmente que tengo VISA! Esta mañana hicimos los trámites y salió todo bien! Dentro de una semana tendré el pasaporte en casa con el visado y, como me dijo F hoy, a diseñar el itinerario de viaje. Estoy contentísima!
Al margen de eso, sigo en la ciudad de Buenos Aires. Hermosa, caótica, deslumbrante, histerizante, diversa, estresante. Hoy, después de la burocracia yankee, me fuí con mi mamá a Once a comprar algunas cosas para su negocio y obviamente para mi también. Ja! Caminamos ininterrumpidamente durante 6 horitas, no nos quedó negocio por visitar y , por supuesto, nuestros pies quedaron a la miseria. Sinedo las 10.38 pm no aguanto más las piernas! Necesito masajitos y una palangana con agua helada. :)
Lo más gracioso fué que nuestra caminata duró dos horas más de lo deseado porque nos perdimos y no encontrabamos la forma de llegar a la estación de subte. Es lamentable, lo sé. Pero les pido que me tengan piedad y consideren que andaba sin mapa! FInalmente, nos hartamos y nos tomamos un taxi hasta la estación (patético). Como era de esperarse, engachamos la hora pico en el subte y plaf! viajar como vacas. Qué espanto! No sólo porque casi me queda medio cuerpo fuera del vagón sino porque estaba sufriendo por mi vieja que tiene algo así como claustrofobia.
La verdad es que entre ayer y hoy me pregunté más de un cien veces ¿Cómo hacen para bancarse el ritmo de esta ciudad? Yo juro que no me bancaría tanto embotellamiento, hacinamiento en el transporte público, baches en las veredas, cortes de calles y demás- Y eso que no vivo en un pueblito eh! La Docta tiene sus cosas también pero, en algún punto, creo que es más calma.
Obviamente, Buenos Aires tiene ese qué se yo. Hay mucho para hacer y conocer y eso no se paga con nada!
En este momento deberíamos estar paseando por Palermo pero la lluvia nos frustró. Espero que mañana esté lindo (o al menos no llueva) porque tenemos pensado ir a Tigre!

Bueno mis queridos, les mando un beso enorme a todos!

Los quiero!

PD: tenía una foto hermosísima para ilustrar mis días acá pero el lector de tarjeta de la pc me jugó una mala pasada. Se las debo para la próxima!