El común denominador

Hace rato ya que tengo ganas de contarles como conocí a G y F pero nunca encuentro la manera de hacerlo atractivo. O al menos no volverlo tedioso. Y hoy fuí a visitar a una amiga que vive al frente del edificio en dónde yo vivía antes y sentí nostalgia.  Además, encontré la manera de empezar a contarles la historia.
 Digo que me dio nostalgia no sólo por los lindos momentos vividos ahí, por el grupo de vecinos que se había armado y por lo bien que la pasábamos cuando nos juntábamos sino también  porque ahí fue dónde los conocí a los dos. Uno era vecino, el otro el amigo de un vecino. A uno lo conocí oficialmente en 2006, al otro en 2007.
El detalle de esta historia no sólo reside en que los conocí en el mismo lugar sino en que el vecino amigo de F era el conviviente de G.  Sí señores, F, G y yo tenemos un denominador común: somos amigos de la misma persona (que de ahora en más vamos a llamar D). Además de D hubo otra persona que fué clave en mis dos historias. A esa persona la vamos a llamar F.A y es importantes porque, sin quererlo, fué el nexo que me unió a G primero, a F después.

Y no, no piensen barbaridades. Nunca me gustó estar con dos personas del mismo grupo. De hecho ellos son amigos de la misma persona pero de diferentes ámbitos. Y no se bancan, claro. Pero no soy yo la causante de eso. Ya no se bancaban desde antes de conocerme a mí y más aún después de conocerme.

To be continued...

  1. aaaaaaapa, mirá que casualidad!!!!
    quiero saber más :)
    beso coqui linda!!!

  1. Mmmm... ¿Y has seguido conociendo gente en el mismo lugar? Porque a lo mejor es el agua...

  1. Maca!! Ya vendrá el resto de la historia. Paciencia

    Jan! Me fuí de ahí en el 2008 asique no, no conocí nadie más. Lo único que puedo decir es que tenía muchos vecinos lindos.

    Besos°!

Publicar un comentario

¿Cuál es tu veredicto?