La noche mas bizarra del mundo

A lo largo de toda mi vida me ha tocado protagonizar diferentes clases de chamuyos de parte de los hombres pero jamás me había pasado lo de anoche.
Resulta que con Peco y otra amiga fuimos a tomar unas cervezas a un bar y de bien que estábamos, en un momento viene la moza a preguntarme como me llamaba. Y les reproduzco la situación así se entiende:
Co: Para qué queres saber mi nombre?
Moza: Porque te tengo que decir algo y necesito saberlo.
Co: Ok. Me llamo Co.
Moza: Bueno Co, el chico que está en aquella mesa (un flaco con gorra roja levanta la mano y grita yo) dice que sos la chica más linda de la noche.
Co: Jajajaja. Bueno, gracias!


Al rato, pedimos la cuenta y como no tenían cambio íbamos a quedar debiendo $7. Entonces nos pedimos otra cerveza para que nos cobraran esos $7. Le damos a la moza la plata y al rato vuelve y nos dice:
Moza: Chicas, cobraron $20.
Nosotras: (Sonrientes y sin entender demasiado) Ok.
Moza: Quieren que les traiga maní?
Nosotras: Dale! Gracias!


Ya nos parecía raro tanta atención y bondad pero como dice el refrán, a caballo regalado no se le miran los dientes, asique seguimos enfrascadas en nuestra charla. Media hora después aparece la moza de nuevo. Esta vez traía una tablita de quesos.
Nosotras: (Mirándonos atónitas, pensando que nos habrían visto con cara de hambre).
Moza: De la barra mandan esto.
Nosotras: ¿?... ( No entendíamos nada) Gracias!


Obviamente, nos comimos los quesos y antes de irnos vuelve una vez mas la pobre mensajera/moza y deja un papelito en la mesa.
Co: ¿?
Moza: Mira, te mandó el teléfono. Vos sabrás que hacer.
Co: Jajaja. Ok!


En el papelito decía: Luis Bonanza (es el nombre del chico + el nombre del bar), un numero de teléfono y una florcita dibujada.
De más está decir que no pienso llamar porque no sé ni cuál es el flaco (no es el de gorra roja, es otro), pero me llevé el papelito de recuerdo. Jajaja. Una pavota!

A uds. ¿les pasó algo así alguna vez? ¿Qué clase de anécdotas graciosas tienen con respecto a este tema?

  1. Ahora mismo la única anécdota parecida que me viene a la mente no es precisamente graciosa: Hace un montón de años, estando en un bar con dos amigos, se nos colocaron al lado tres chicas. Una de ellas, la más gordita (A ver, no era ningún tonel, pero sí, era la más rellenita de las tres) mirando al más alto y mejor plantado de los tres (Que no, no era yo), le dijo en tono pícaro:
    "Podíais invitarnos a algo, chicos"

    Mi amigo, que ya apuntaba maneras de guerrillero (Fué militar profesional, sirviendo en grupos de Operaciones Especiales), y que además aquella tarde estaba de muy mala luna, la miró de arriba a abajo con infinito desprecio y le soltó:
    "Yo te invitaría, pero no tengo puta idea de lo que beben los hipopótamos..."

    Ni que decir tiene que las chicas se fueron por donde habían venido echando pestes de nosotros. Ni que decir tiene tampoco que mi otro amigo y yo hubiéramos querido estrangular con un alambre al tiparraco que había hablado. Menudo cenutrio...

  1. Tremenda anécdota! Un no, la verdad que no queremos o algo así hubiese sido menos hiriente! Pero bueno, hay gente que anda con los cables cruzados y le sale lo que le sale.
    Y con respecto a lo que te pasó Co, a mi no me pasó nunca, pero es divertido! Sube el autoestima jaja

    Un abrazo!

  1. Mi veredicto es: ¿no le pica el bichito de la curiosidad por saber quién es el caballero que le hizo todas esas atenciones? ¬¬

    El Profesor

  1. Yo no podría vivir con la intriga...
    que perdes? de ultima no lo vez nunca mas... pero yo no me quedaría con la duda... digo, con la duda de si puede interesarme o no...

  1. Jan! Que terrible esa anécdota, por Dios! Todavía no pierdo mi capacidad de asombro de la crueldad de los hombres (cmo género humano y también como sexo).¿qué necesidad había de decir eso?

    Lulú! Claro que sube la autoestima! La pone por las nubes! :)

    Profe, no se si no me genera intriga. El problema es que soy bastante tímida y no me atrevería jamás a llamar o mensajear a un desconocido.

    Basta de Chitear: COmo le dije al profe quizás me genere un poco de intriga pero la verdad es que no llamaría. Además, si tan interesado estaba podría haberse dado a conocer, no?

    Besos!

  1. che...

    a caballo regalado no se le miran los dientes pero bien deberían saber que cuando la limosna es grande....

    jajajajajjajaja

  1. Cafecita! Jajaja! Tal cual! Cuando la limosna es grande...hasta el santo desconfía! Jajaja

Publicar un comentario

¿Cuál es tu veredicto?