(Des)Información

Hoy a la tarde fuí a la farmacia y, esperando a que me atendieran, tuve el privilegio de observar la siguiente situación:
Llega pareja jóven, alrededor de 25 años. Se acercan al mostrador a hablar con la farmacéutica y le dicen:
Chico: Hola! Mi novia toma pastillas anticonceptivas pero no nos cuidamos o tuvimos un accidente (no pude escuchar bien) y queremos saber si puede tomar la pastilla del día después.
Farmacéutica: (Cara de ¡no comprendo!) Se dirige a la chica y le pregunta ¿Te olvidaste de tomar alguna píldora?
Chica: No
Farmacéutica: ¿Y hace cuánto estas tomando anticonceptivos?
Chica: Y hará unos cuatro meses.
Farmacéutica: Y entonces, ¿para qué querés la píldora del día después?

Habiendo escuchado semejante barbaridad huí despavorida con mi bolsita. No podía creer lo que acababa de presenciar. Me subí al auto y le conté la situación a mi madre y empezamos a conversar.
Honestamente yo no sé donde está el problema en cuanto a este tema. La verdad no entiendo cómo gente grande, con acceso a la información y educación puede estar tan desinformada. Digo, en este caso es un poco de sentido común (a menos que haya habido alguna anormalidad y no lo hayan querido decir en la farmacia) pero mi asombro proviene del hecho de que se supone que a los veintitantos uno debe saber de qué manera cuidarse para evitar enfermedades y embarazos no deseados. Se supone que debemos saber cómo funcionan los métodos anticonceptivos. Y más aún los más básicos como el preservativo y las píldoras.
Si hubiesen sido dos purretes hubiese aplaudido la actitud de ir a preguntar, pero viniendo de gente grande me dió vergüenza ajena.

Es más, ayer justamente me contaban de una chica que se peleó con el novio y empezó a tener relaciones ocasionales y se quedó embarazada. Y mientras me contaban la historia pensaba, ¡Qué poco amor propio se tienen algunas personas!. No quiero pecar de soberbia ni ser prejuiciosa, pero si uno está dispuesto a tener relaciones ocasionales y es consciente de ello ¿no sería lo más normal extremar los cuidados? ¿No estaría bueno ser personas responsables?

Digo, de pronto, me parece (como decía ¿Mateyko?)


Porque claro, estamos en el 2011, el sexo no es un tabú  pero aún seguimos pecando de ignorantes (o desinteresados) en cuanto a temas de sexualidad respecta, ¿no?

Analízame

Hace unos días empecé a leer Palabras Cruzadas de Gabriel Rolón. Estoy fascinada. Claro que no es una sorpresa porque ya leí los otros dos libros de su autoría. Es más, hace unos días releí Historias de Divan. Si bien me gusta mucho la temática psicológica, me engancho mucho con sus libros porque me parecen absolutamente fáciles de entender. Me deja anonadada la complejidad de la psiquis humana y también la forma de desenmarañar los recuerdos y demás del psicoanálisis. Es más, las dos veces que leí sus libros, me dieron ganas de hacer terapia. Hace un tiempo atrás fui a una psicoanalista y fué una excelente experiencia. Era muy chica y fuí para resolver un tema en particular, me fué bien y siempre me dije que cuando lo necesitara iba a volver. Y claro, últimamente ando como bola sin manija (como conté acá) y cuando me agarra la angustia pienso seriamente retomar. ¿Será que en los momentos cruciales de mi vida necesito ese apoyo? Porque la vez pasada fuí porque tenía una crisis existencial acerca de mi vocación y de mi vida y el análisis me ayudó a pensar y tomar la decisión de cambiar de carrera.
Creo que otra vez estoy ante una etapa crucial. Debo decidir que rumbo tomar y me parece que me va a costar bastante por lo cual creo que no me vendría nada mal un poco de ayuda externa. Sólo se que debo levantar el teléfono pero, al mismo tiempo, siento miedo. Porque uno agarra la punta del ovillo y empieza a tirar y a tirar y vaya a saber que termina descubriendo uno, no?

En fin, ustedes ¿alguna vez hicieron terapia? ¿Qué opinan al respecto? ¿Tuvieron buenas experiencias? ¿Leyeron a Rolón u otro autor que toque la temática alguna vez? ¿Algún título para recomendar?

Legacy

I´m a RockStar

Ayer se recibió un amigo de G y, cómo era de esperar, Peco y yo acudimos al festejo. De más está decir lo que amo juntarme con ese grupo. Esos amigos son de lo mejor que me ha dejado G.
No nos vemos muy seguido pero cuando lo hacemos la paso genial. Además, me hacen sentir una reina. Y he aquí el quid de la cuestión.
Resulta ser que, de un tiempo a esta parte, he notado ciertas actitudes amorosas hacia mi de parte de algunos de los chicos. Por supuesto, no revisten ninguna seriedad pero  me elevan el ego por las nubes. He tenido propuestas de matrimonio, afirmaciones de que soy la chica más buena de Córdoba y también insinuaciones de que soy una especie de sex symbol que puede elegir a cualquier hombre para que caiga rendido a mis pies.

Por caso, anoche uno de ellos me dice:
P1: Si yo no tuviera novia, te re tiraría a vos. Sos una mina re linda, inteligente, piola...etc
Co: Jajaja! Nada que ver! Tanto vos, como P2 y los demás son como hermanos para mi.
P1: Las bolas. Ellos no te quieren como hermana, todos te quieren comer.
Co: =O

No quiero resultar creída, ni pedante ni mucho menos. Solo cuento anécdotas que me dan gracia. Pero al mismo tiempo estas cosas me hacen reflexionar ¿porqué la gente que rodea a mis ex me valora y me quiere (sea por el motivo que fuere) y ellos no se percatan de eso?

Porque claro, al final una termina sufriendo como una condenada por el desamor de ellos (los ex), preguntándose qué hizo mal y mil cosas más para que después vengan a idolatrarte nada más ni nada menos que los amigos y familiares.
Así, no se puede.


Off Topic: Que shock levantarme y leer lo de Amy. La verdad que es una pena, pedazo de voz y de talento tenía la mina. Era obvio que iba a terminar mal, pero nadie imaginaba que tan pronto.

Off topic 2: Estoy un poco monotemática con F y con G, no? Por favor no me odien, pero es de lo que más me sale escribir en mis momentos de falta de inspiración!

Autoboicot

"Ojos que no ven, corazón que no siente" dice el refrán.

Bueno yo, aunque creo que es verdad lo que dice, hago exactamente lo contrario. ¿Quién carajo me manda a husmear en el FB de F, eh? Desde que se fué nunca más volví a entrar y hoy, de repente, sucumbí a la tentación y me metí. Y claro, encontré cosas que, si bien no son explícitas, son los elementos que mi cabeza necesitaba para empezar a enroscarse y a fabricar teorías para torturarme de acá en adelante. Es una estupidez, lo se.Pero no lo puedo evitar. Desde entonces estoy con un nudo en el estómago. Y la verdad es que no tiene sentido. Se supone que no debería afectarme, no?
Y ustedes se preguntarán ¿qué fué lo que vió? Bueno, lo que vi es una foto de él, abrazado con una chica, con un comment que dice (irónicamente) "Sin comentarios". FUCK!

¿Tomamos unos mates?

Puede que últimamente esté un poco temática con algunas cosas. Pero el otro día estaba editando una fotito de mi nuevo termo para mandarle a F y me puse a buscar historias sobre el mate. Y encontré el siguiente ¿monólogo? del gran Lalo Mir. 
Para los que no lo saben, hace tiempo atrás Lalo tenía un programa que se llamaba "Lalo Bla Bla" en Radio Mitre y al comienzo de cada uno de ellos hacía un monólogo. Yo escuchaba el programa sólo por eso. Eran maravillosos.
Éste en particular me parece una joyita. Adhiero a todas y cada una de las palabras que conforman el texto. Describen sensaciones tan reales que a los que vivimos a mate, nos conmueven.

'Un mate y un amor...'

El mate no es una bebida. Bueno, sí. Es un líquido y entra por la boca. Pero no es una bebida. En este país nadie toma mate porque tenga sed. Es más bien una costumbre, como rascarse.
El mate es exactamente lo contrario que la televisión: te hace conversar si estás con alguien, y te hace pensar cuando estás solo.
Cuando llega alguien a tu casa la primera frase es 'hola' y la segunda '¿unos mates?'. Esto pasa en todas las casas. En la de los ricos y en la de los pobres. 
Pasa entre mujeres charlatanas y chismosas, y pasa entre hombres serios o inmaduros. Pasa entre los viejos de un geriátrico y entre los adolescentes mientras estudian. 
Es lo único que comparten los padres y los hijos sin discutir ni echarse en cara. Peronistas y radicales ceban mate sin preguntar. En verano y en invierno. 
Es lo único en lo que nos parecemos las víctimas y los verdugos; los buenos y los malos.
Cuando tenés un hijo, le empezás a dar mate cuando te pide. Se lo das tibiecito, con mucha azúcar, y se sienten grandes. Sentís un orgullo enorme cuando un esquenuncito de tu sangre empieza a chupar mate. Se te sale el corazón del cuerpo. 
Después ellos, con los años, elegirán si tomarlo amargo, dulce, muy caliente, tereré, con cáscara de naranja, con yuyos, con un chorrito de limón. 
Cuando conocés a alguien por primera vez, te tomás unos mates. La gente pregunta, cuando no hay confianza: '¿Dulce o amargo?'. El otro responde: 'Como tomes vos'.
Los teclados de Argentina tienen las letras llenas de yerba. 
La yerba es lo único que hay siempre, en todas las casas. Siempre. Con inflación, con hambre, con militares, con democracia, con cualquiera de nuestras pestes y maldiciones eternas. Y si un día no hay yerba, un vecino tiene y te da. La yerba no se le niega a nadie. 
Éste es el único país del mundo en donde la decisión de dejar de ser un chico y empezar a ser un hombre ocurre un día en particular. Nada de pantalones largos, circuncisión, universidad o vivir lejos de los padres. 
Acá empezamos a ser grandes el día que tenemos la necesidad de tomar por primera vez unos mates, solos. No es casualidad. No es porque sí. 
El día que un chico pone la pava al fuego y toma su primer mate sin que haya nadie en casa, en ese minuto, es que ha descubierto que tiene alma. O está muerto de miedo, o está muerto de amor, o algo: pero no es un día cualquiera. Ninguno de nosotros nos acordamos del día en que tomamos por primera vez un mate solo. Pero debe haber sido un día importante para cada uno. Por adentro hay revoluciones.
El sencillo mate es nada más y nada menos que una demostración de valores... 
Es la solidaridad de bancar esos mates lavados porque la charla es buena. 
La charla, no el mate. 
Es el respeto por los tiempos para hablar y escuchar, vos hablás mientras el otro toma y es la sinceridad para decir: ¡Basta, cambiá la yerba!'. 
Es el compañerismo hecho momento. 
Es la sensibilidad al agua hirviendo. 
Es el cariño para preguntar, estúpidamente, '¿está caliente, no?'. 
Es la modestia de quien ceba el mejor mate. 
Es la generosidad de dar hasta el final. 
Es la hospitalidad de la invitación. 
Es la justicia de uno por uno. 
Es la obligación de decir 'gracias', al menos una vez al día.
Es la actitud ética, franca y leal de encontrarse sin mayores pretensiones que compartir.


¿Ustedes toman mate? ¿Cómo lo toman? ¿Les dan mate a sus hijos? ¿Tomaban cuándo eran niños?

Sorpresas inesperadas

El fin de semana estuve visitando a la mamá de F.Hace unos días me llamó para decirme que había ido a buscar la encomienda que mandaba su hijo; en la cual mandaba mi regalo de cumpleaños(¿?) entre otras cosas.  Venía esquivando un poco el asunto porque no quería tener que ser yo quien diera explicaciones acerca de nuestra ruptura. Sin embargo, me armé de coraje y fuí. No sólo a buscar el regalo sino también a devolverle unos libros que ella me había prestado y a llevarle un presentito para su cumpleaños. Además, ella ha sido muy atenta conmigo desde que su hijo se fué (y antes también) y era lo menos que podía hacer.
La cuestión es que fuí, tome mates mientras le contaba de mi viaje y hablábamos de la vida. En un momento se produjo la siguiente conversación:

M: Ay, Co! No sabía que no salías más con F.
Co: (Sonrisa tímida y gesto de asentimiento.)
M: La verdad es que me quedé helada cuando me enteré. Me contó AB* hace unos días. Yo supuse que seguirían a la distancia un tiempo hasta que él se acomodara y pudieras irte vos. Es más, hablaba con W (el marido) y pensábamos qué contacto podíamos hacerte allá para que trabajaras.
Co: Y si, yo pensé lo mismo. Pero él se negó. Y yo no lo puedo obligar.
M: Este chico está loco. De verdad que no entiendo porque actúa así.- Si fueras una cualquiera no hubiese seguido con vos hasta último momento. Además, lo veía súper enganchado. ¿Cuántas veces lo vi cortando el jazmín para llevarte?. Para mí deberías pelearla un poco más. Insistir.
Co: Mirá, la verdad es que yo tampoco lo entiendo. Nadie lo hace. Pero bueno, vos viste cómo es él. Para mi debe haber habido una cuestión de fondo. No se, que no me haya querido más y haya sido su mejor vía de escape. Igual me llama la atención porque yo también lo veía enganchado, súper cariñoso. Estábamos re bien. Yo creo que hice todo lo que estaba a mi alcance. Por más amor que le tenga eso de andar mendigando amor no me va. Me merezco que me quieran por lo que soy y lo que hago, no porque lo pida.
M: Y sí, es entendible. Pero, yo si fuera vos, lo torturaría para que me diga las verdaderas razones. Fué mucho tiempo de noviazgo. Además, no tienen 20 años. Ya con 25 años, una profesión y un trabajo es común que uno arme un proyecto en común. Es más, yo ya te veía en seis meses o un año armando tus petates para irte. No se, los veía casados, conviviendo.
Co: Jaja, no se si para tanto. Sinceramente yo me hubiese ido, pero claro, con un proyecto concreto y sabiendo que íbamos a intentar todo para que las cosas funcionen. Porque uno es consciente de que las cosas  pueden no funcionar. Pero irme a ver que onda, así nomás, no.
M: Por supuesto. Yo ya voy a hablar con él. Al menos para que me diga que piensa!
Co: Dudo que te diga. Viste los problemas de comunicación que tiene.
M: Si, F es para psicólogo. Yo ya se lo dije, es muy especial.
Co: Y bueno, será lo que tenga que ser. Yo no tengo más ganas de andar con pendejadas. El eligió otra cosa y yo no lo voy a cuestionar. Pero la realidad es que no se jugó por mi y eso me desilusionó.
M: Lógicamente. De todos modos yo lo presionaría un poco, al menos lo sentaría a hablar y a exigirle que de respuestas.

La charla fué muchísimo más extensa que esto. Ella está enojada y decepcionada con él. Supongo. No deja de ser la madre, pero se ha mostrado muy amorosa conmigo. De echo, en un momento me preguntó si podíamos seguir viéndonos. Y me encantó. Inevitablemente el vínculo se irá diluyendo con el tiempo, pero está bueno saber que a uno lo quieren y lo valoran.Yo también los aprecio y habla muy bien de ellos que me hayan recibido tan bien en su casa aún  siendo que ya no soy más la novia del hijo. Al menos, eso da la pauta de que no hice tan mal las cosas durante los 3 años que duró la relación, no?


*AB es un amigo de F. Es con el que más me relacioné o con el que más congeniamos. Es un tipo piola. Lo tengo en el chat y hace un tiempito me preguntó que onda con F y yo le expliqué la situación. Lógicamente ni él, ni el resto del grupo sabía que cortábamos. Y tampoco lo entiende. O al menos eso dice.

Y uds. se estarán preguntando, qué me mandó F para mi cumple. Y la respuesta es: ese bellísimo termo que ven en la foto. El mate ya me lo había regalado cuando me recibí. ¿No es genial? Puede que ya no seamos nada y que no me quiera más, pero evidentemente me conoce. Además, un amor que me haya hecho un regalito, no?

Enredada

Ultimamente ando bastante pensativa. No se a que se debe, sólo se que a veces me sorprendo enroscada en los dimes y diretes de mi mente y no me gusta nada. Porque pienso en cosas que no son sanas o que no aportan demasiado.
La cuestión es que ando medio perdida. SIn saber que hacer con mi vida. Mi nuevo estado civil, mi disconformidad con mi sueldo y mis ganas de viajar me hacen soñar realidades que en el corto plazo no tendrán lugar. De pronto, chateo con eMe y le digo que ando medio como bola sin manija. Porque en la práctica no puedo hacer lo que mi mente planea y eso no me gusta nada. Entonces no me encuentro ni acá ni allá. Es como si todo mi sentido de pertenencia se hubiese esfumado.
Hoy me levanto pensando que tengo que empezar a buscar un nuevo trabajo porque me siento estancada. Además, estoy harta de que me paguen dos pesos con cincuenta y de depender de las arcas de mi padre. Pero al mismo tiempo necesito aguantar en donde estoy porque tengo ganas de irme a estudiar afuera y si consigo un buen trabajo y bien pago no lo voy a largar para hacer una especialización. Y después, busco masters, becas y especializaciones y no encuentro lo que busco. O si pero no tengo posibilidades de concretarlo a menos que consiga una beca, porque no da decirle "Papá, no solo me tenes que bancar sino que de ahora en más lo tenés que hacer en euros".Y claro, conseguir una beca no es tan fácil como esperaba. Se necesita cumplir con miles de requisitos que no tengo y el círculo vicioso comienza de nuevo.
Y así ando por estos días, enroscada en esa disyuntiva y también pensando en mi nuevo estado civil: la SOLTERÍA. No es que la esté pasando mal, no. Estoy sorprendida con mi forma de afrontar esta nueva etapa. Hasta podría decir que ando de lo más contenta. Por supuesto que me acuerdo de F y lo extraño, soy un ser humano y tengo sentimientos, pero después de una serie de mails desafortunados antes de mi viaje me di cuenta que no valía la pena estar triste por alguien que no tuvo las agallas de elegirme y hacerse  cargo de la relación que, juntos, habíamos construido durante tres años.  Ahora puedo ver con más claridad lo que fué y lo que quiero para el futuro. No se si fué el viaje, el tiempo o qué, pero aprendí a tomarme las cosas de otro modo. Creo que en otro momento de mi vida hubiese andado llorando por los rincones pero hoy no. Tampoco es que me haga la superada. No. Y mucho menos soy una mujer despechada. Creo que este corto tiempo que ha pasado me ha permitido ver en perspectiva y sacar conclusiones.
Y sin embargo, a pesar de saber muy bien qué es lo que quiero para futuras relaciones, siento que no voy a encontrar a nadie que me guste  o que pueda querer. Al menos no en el corto plazo. Supongo que será normal esto de estar reacia a pensar en futuros novios o parejas. No se. No tengo tanta experiencia en lo que a noviazgos y rupturas respecta como para saberlo.

Asique bueno, así estamos.