Sixty Days

Wow! Llevo dos meses sin escribir acá. Qué rápido se pasa el tiempo, por Dios! Yo no se si es que me estoy poniendo vieja o qué, pero últimamente me parece que las horas, los días y los meses vuelan.

Resulta ser que en este tiempo sin escribir pasó de todo en mi vida. Cumplí años, me enfermé, me pelié con mi viejo, empecé una "relación", me replanteé una y mil veces mi vida. También viajé, besé,me reencontré con F, salí a bailar, leí, fui feliz, me enoje, compartí con amigos/a y, sobre todas las cosas, los EXTRAÑÉ!

Pero claro, me hacía falta un parate. Venía medio atravesada conmigo y mi vida y si bien no ha habido cambios significativos, hoy creo tener un poco más de claridad. Asique... volví para quedarme (o eso espero).

Ahora, es su turno de contarme qué ha sido de sus vidas últimamente (ya me pondré al día con sus blogs!).


Falling in love

Foto: etsy.com

Como les contaba hace algunas semanas estoy conociendo a alguien. Bah, ya lo conocí un poco bastante y podría decir que "estamos saliendo". Como casi todo en esta vida, T llegó de manera casi inesperada. O no, no fue inesperada su llegada, porque hacía rato que me lo querían presentar, pero sí fue inesperada mi predisposición hacia él y la atracción que me genero a pesar de...un montón de peros. Ja!

La cosa es que T y yo venimos viéndonos desde marzo y salimos desde hace más o menos un mes. Digamos que la cosa no me está resultando nada fácil porque vivimos a algunos (bastantes) Km. de distancia. Y esto, no es un tema menor para mi. Digo, es la primera vez que me toca una "relación a distancia" y esta señorita y yo no nos hemos llevado muy bien jamás. Además, hasta resulta paradójico que haya empezado una relación de estas características teniendo en cuenta que mi noviazgo con F terminó, justamente, por esa misma razón. Claro, que fue más una decisión de él que mía, pero ese es un tema harto conocido.

So... les decía que la distancia no me facilita las cosas para nada. Soy de las que necesitan un contacto asiduo. No de todos los días, claro, pero si saber que está y que en cualquier momentito nos podemos ver. Por suerte, y por el momento, lo vengo manejando de una manera bastante decente y creo que tiene que ver con que todavía no he caído en las redes del amor. Sí, T me gusta, me divierte, la pasamos bárbaro juntos y creo que podemos llegar a construir algo copado a futuro, peeerooooo todavía no estoy en ese punto en el que estoy re enganchada. Y, como pasa siempre, vamos a destiempo. Yo todavía no me engancho del todo y él está re embalado. Si fuese por él viene todos los fines de semana, ya me presenta la familia y demás. Y, para ser honesta, eso me asusta un poco. No sólo porque me parece pronto sino también porque históricamente he retrasado las cuestiones formales lo más que he podido. Es como que trato de estar afianzada en el amor y la pareja antes de involucrar a otras personas.
Además, el pibe es re cariñoso y demostrativo y yo me siento la más soreta del mundo porque me paralizo, me quedo muda ante determinadas situaciones. Claramente no es algo que me guste, pero prefiero mil veces quedarme callada a mentir o crear falsas expectativas.

La otra vez hablaba con amigos y les comentaba esto y les decía que, si bien me asusto y me pongo incómoda, soy consciente de que siempre hay uno que rema más que el otro en una relación, hasta que se da vuelta la tortilla y el que estaba relajado pasa a ser el que rema. Me ha tocado estar de los dos lados y tanto con F como con T han empezado metiendole fichas ellos...hasta que caigo rendida.

Más allá de todo lo expuesto, de lo que estoy segura es de que me voy a tomar el tema de T con calma, voy a dejar que fluya (o a intentarlo) y dejaré que sea lo que tenga que ser. Veremos como me sale....

Ustedes ¿cómo son cuando conocen a alguien? ¿Son de los que reman mucho primero y luego se relajan o viceversa? ¿Les cuesta engancharse o son enamoradizos? ¿cómo se llevan con las cuestiones más formales de las relaciones? ¿Vivieron alguna vez una relación a distancia de entrada?




365

Foto: www.etsy.com

Hoy, mientras esperaba que se haga la hora para subirme al bondi que me traería de visita a mi ciudad natal, caí en la cuenta de que cumplí un año de soltería. Un año desde que F se fue. Y como le dije a mi amigo P, hoy lo miro a la distancia y me parece que pasó rápido y me siento orgullosa de mi. Orgullosa porque atravesé todos los estados y los superé sola, sin más respuesta del otro lado que la indiferencia. Por supuesto que soy consciente de que, en algún punto, Peco, P, eMe, G, ustedes y tantas otras personas que me quieren, son responsables de que yo hoy esté bien ya que son los que me bancaron SIEMPRE. Soportaron mis vaivenes emocionales, me entendieron, me escucharon, me aconsejaron, se entristecieron conmigo y me ayudaron a ver las cosas desde otra perspectiva.
Fué un año con todos los condimentos. Desde aquel último sábado de abril de 2011 a éste pasaron tantísimas cosas: lloré, reí, volví a las pistas, descreí del amor, hice nuevos amigos, viajé, trabajé mucho, empecé el gimnasio, lo dejé, escribí, leí, vi gente a quien no veía hace siglos, me acerqué a muchos amigos, me alejé de otros, empecé la psicóloga, volví a creer en el amor, hice y deshice miles de proyectos en mi mente, etc. Hoy, a 365 días de aquel episodio, siento que CRECÍ y fui fiel a mi esencia. Siento que respeté mi voluntad y siempre hice lo que me dictaba el corazón, aún si eso significaba agachar la cabeza y reconocer mis propias debilidades. Y quizás sea por eso que me siento orgullosa de mi.
 De lo que sí estoy segurísima es que me siento FELIZ, a pesar de los momentos malos, de las debilidades y las flaquezas, de los cachetazos que nos da la vida

Como dice la foto "No cuentes los días, haz que los días cuenten" y creo que eso he hecho. Soy FELIZ y con eso me basta.



Vaivenes

Últimamente estoy bloqueada para escribir. No se me ocurre qué decir ni cómo. En parte se debe a que estoy AGOTADA. He estado tapada de trabajo, comencé pilates y además, rehabilitación para mi columna. Durante semana santa estuve con dolores de espalda TERRIBLES y el mismísimo lunes decidí comenzar a hacer algo por mi. Asique me inscribí en pilates (oootra vez) y le di curso a la fisioterapia que me había recetado el traumatólogo. Si bien me da un poco de fiaca ir, estoy 10 puntos. Al menos no me duele nada pero tengo que mantenerme estoica y no ceder a mi eterna inconstancia porque sino no va a tener resultados.
Asique bueno las toneladas de trabajo+rehabilitación+pilates+psicóloga+VIDA dio como resultado mi desaparición de la blogósfera.

Al mismo tiempo, también estuve (estoy) preocupada por algunos problemitas de salud de gente querida. Entre ellas, mi mamá. Estimo que todo tiene solución (o al menos eso espero) pero uno no puede dejar de preocuparse/ocuparse. Y bueno, mi papá y sus eternas actitudes de pendejo, sus desapariciones y demás cosas que me tienen HARTA!

Por suerte en el ámbito sentimental venimos mejorando. Sigo viendo a T cada tanto (porque no vive acá). El fin de semana fuí a su ciudad a visitar amigos y a él. Me gusta y vamos encaminando la cosa peeeeeero mi premisa es "baby steps". No me quiero desnucar contra una pared, sobretodo teniendo en cuenta que es una "relación" a distancia (buuu).

Mamá by me.

Tarde pero seguro....estoy nominada (por Ana)

Hace algunas semanas, Ana me nominó para responder este cuestionario. Y aquí estamos.


5 hábitos extraños (no se si son hábitos):
*Cuando tengo los lentes de sol puestos y quiero mirar una vidriera, me los saco.
* Cuando estoy nerviosa, hablo mucho y  rápido. 
*Cuando pongo sábanas limpias, si o si tengo que bañarme antes de dormir y ponerme piyama limpio.
* Siempre, necesito tener más de una página/programa abierto en la compu e ir haciendo "zapping".
*A la hora de elegir médicos, siempre elijo mujeres.


Además...
-La serie más reciente a seguir: The Good Wife y Alcatraz.
-Un capricho cumplido: unas chatitas preciosas que compré el sábado.
-Un objeto de deseo (casi permanente): los relojes. Ahora, en particular, uno de Swatch.
-Un sabor: crema de avellanas.
-Una fruta: Mango.
-Un lugar para visitar: Barcelona.
-Una ciudad: San Francisco (California).
-Una isla: Hawaii
-Un lugar para enamorarse: la playa (¿?).
-Lo mejor de la TV: las series y los documentales de Discovery.
-La última canción que se te pegó: Set Fire to the Rain (Adele).
-Una actriz: Giuliana Margulies. 
-Un actor: Geroge Clooney.
-Una revista: Rolling Stone
-Un sueño: viajar cuando quiero y cómo quiero. Escribir un libro.
-Ultimo vicio: Chipá.
-Postre favorito: Chocolate (en todas sus variantes) y/o helado.
-Lo que me molesta: del resto, la mentira. De mí, el mal genio.
-Actitud de todos los días: Intentar reirme al menos tres veces.
-Color: Azul. Blanco. Beige.
-Animal: Perro?
-Perfume: Los tres que tengo en uso: Cool Water, Wave (ambos Davidoff) y Red Delicious. Además, Ralph Lauren Rocks, 212 CH y Miss Dior Cherie.
-Día de la semana: Viernes, obvio!
-Mi pasión: la fotografía.
-Una canción que me identifique: no tengo una, sino miles! Depende del momento.
-Un aroma: café 

Huellas


Hoy estaba cocinando y me puse a pensar en los hábitos que me dejaron mis ex amores. Porque si, aunque uno no quiera, deja huellas de lo más diversas en las personas con las que se va relacionando en la vida. Incluidas las ex parejas. Y de repente me acordé del amor por el rock y los recitales que me dejó R.  También de la educación musical que me proporcionó G (amplíiiisima), del amor por la lectura y las recorridas por las disquerias, del gusto por el cine, el vodka con sprite o con jugo de naranja, los delirios de rockstar (tema para otro post), el fanatismo absoluto por los chocolates y, lo más importante, los amigos que heredé de él. Y después vino F. que me enseñó a comer cosas que no comía ni loca antes (palta, espárragos, pescado), que me hizo ver los clásicos del cine que me había perdido, que me mostró como se disfruta un domingo de cena y tele en la cama. Y seguramente el que venga me dejará otras tantas huellas que iré acumulando y convirtiendo en bagaje para transitar esta vida.

A ustedes ¿qué huellas o hábitos les dejaron sus ex parejas? Hablo de esas cosas buenas que recuerdan con una sonrisa cuando las hacen o las vivencian.

White Flag



Ay Abril, qué difícil vas a estar. No porque me hayas resultado fácil alguna vez, pero este 2012 va a doler y mucho. Demasiados recuerdos, demasiados "no acontecimientos ni festejos".

Sólo espero que pases lo más rápido posible y me hagas un guiño para no estar pensando ni psicopateandome con viejos recuerdos.

Por favor, sólo pido una tregua! ¿¿Dale que si??

Montaña rusa EmOcIoNaL


Mi fin de semana fue, prácticamente, una montaña rusa de emociones/sensaciones. Arranqué el jueves con la caída de mis planes de fin de semana. Iba a venir B para ir a la cancha y a un recital. Finalmente, no pudo venir y me quedé sin esos dos momentos compartidos tan preciados por mi. Bajón.
Seguimos el viernes con la pseudo visita con padre. Hacía al menos diez días que no hablábamos ni nos veíamos. El señor, después de viejo, artista. Me evita. Tiene cola de paja (supongo). Quería hablar con él pero estaba con el Gato con Botas (esa sería su novia). Angustia, nervios, nudo en la panza. Me volví al trabajo con la convicción de juntarnos el finde que viene y "charlar de algunas cositas".
Luego llegó el sábado y con él T. Llegó a media mañana, tomamos mates, charlamos, nos fuimos a las sierras a tirarnos bajo el sol a hacer nada.Nos reímos, mucho. Paseamos, otro tanto. El domingo fue igual de feliz, aunque terminó con el gustito amargo de su partida y la promesa de volver a vernos pronto.
Y después, mi sueño/pesadilla con F, despertarme con el corazón acelerado para caer en la cuenta que era sólo una mala pasada de mi psiquis. Es que a la muy podrida se le ha dado por jugar con eso cosa de que no me vaya a olvidar que en unos días es su cumpleaños y el aniversario de su partida. Puf! que pasa rápido el tiempo.

Y así estamos, empezando la semana con fiaca eterna  y un día gris pero contenta a pesar de los avatares!

::Lo mejor ¿está por venir?::


Y aquí estoy, una vez más un domingo (y un sábado) en casa, sola, con mi mate en la mano, la música al palo y con atuendos que rozan el disfraz. Mirando toneladas de series, leyendo alguna que otra novelita y sin más contacto con el mundo exterior que a través de la tecnología!

Obviamente que es un plan que disfruto y no me molesta en absoluto. Es sólo que, de un tiempo a esta parte, y salvo algunas excepciones, mis fines de semana sea han reducido a las cuatro paredes de mi casa. De repente, mi Córdoba querida se ha empezado a vaciar de mis afectos, de mis compañeros de aventuras, quedando sólo unos pocos que, cuando no están o tienen otros planes, me dejan huérfana. Y no, no los culpo. Es sólo que de repente empiezo a sentir que éste ya no es mi lugar en el mundo, que la Docta ha cumplido su ciclo para mi y que debo emprender otros rumbos.

Es así que comienzo a barajar posibles ciudades de destino, imagino como sería mi vida allí, si sería feliz y demás. Y de repente me agarra un miedo terrible, porque los cambios me cuestan horrores y mucho más cuando es tan radical. Pero, como dice Lili (mi psicóloga):  "Estás en un momento ideal para virar el rumbo. No tenes nada que te ate a esta ciudad, sos joven, no tenes a nadie a cargo, tenes un trabajo que si bien te sirve un montón no te proporciona las condiciones que vos quisieras. Y encima, siempre tenes la posibilidad de volver porque está tu hermano estudiando acá".

Y claro, yo estoy completamente de acuerdo con ella. Soy consciente de todo ese listado de cosas que enumera, pero me da miedo empezar desde cero. Y  al mismo tiempo, también me entusiasma, me da adrenalina y me seduce la idea de empezar a construir la vida que quiero en otro lado.
Por supuesto que es una decisión que vengo madurando hace tiempo ya y podría llegar a decir que casi casi es un hecho porque tengo un destino en mente y un montón de gente querida dispuesta a ayudarme y a hacerme el aguante ahí (¿se animan a adivinar qué lugar es?).

Sólo me falta dar el paso y hacia allá vamos... asique 2012 más vale que estés de mi lado!

En voz bajiiita...

Después de haberles relatado, más o menos, la que hasta el momento fue LA HISTORIA de mi vida les cuento un secretito: Estoy conociendo a "alguien".  Es muy nuevito todo y por eso no me arriesgo a decir mucho más, sólo que estoy bien, contenta o algo así. Además, le vamos a poner un nombre: T. Ah y otra cosa: me enamoré completa y perdidamente de sus manos. Tanto así que no puedo sacarles la vista de encima. Y pensé, ése es mi fetiche. Las manos de los hombres lo son.

Vamos  a ver como se da toda esta cosa nueva, la vuelta al ruedo. Por lo pronto, tuve un lindísimo fin de semana.
Sólo quiero decir dos cosas que hacen que Lili, mi psicóloga, vaya a tener que ayudarme a solucionar:
1) T, en muchos aspectos, me hace acordar a F. Eso me asusta. Casi casi me vuelve loca.
2) G, justo esta semana que hablé de él acá y que lo vi a T, se le dio por el cariño! Sexto sentido???

Love at first sight II


Continúo con la historia de G, aquella que empecé allá lejos y hace tiempo acá.

La noche que lo conocí la tengo grabada a fuego en mi mente (salvo algunas lagunitas propias del estado de embriaguez que tenía,ja!). Llegamos a su departamento y eran todos hombres. G y sus amigos, esos que yo heredaría y llegaría a tomar como propios; a adorarlos.
La cosa es que pegamos onda de entrada. Estuvimos bebiendo brebajes macabros (como le decían mis amigas), escuchando música, contando anécdotas graciosas, etc.  hasta que promediando la noche todo se fué al pasto.G y sus amigos empezaron a tirar botellas de plástico desde el balcón y yo, en un rapto de lucidez, fui a hacerlos entrar para que no nos reten. Cuestión que a G lo tuve que agarrar del brazo y entrarlo a los empujones, como si tuviera autoridad!
Luego de ese episodio nos fuimos al boliche, bailamos, nos reímos, presenciamos una pelea (en la cual yo quede en el medio y él se puso como escudo, cosa que me enterneció demasiado) y nos besamos. Como si nos conociéramos de toda la vida, como si no hubiese nadie alrededor. Esa madrugada jugaba Argentina al Basket en el mundial, asique decidimos irnos a ver el partido. Él vino conmigo a mi casa (4 pisos más abajo que la de él). A mi no me gusta ese deporte ni lo entiendo pero ya que estaba en el baile, tenía que bailar.  Cuando llegamos nos tiramos en el sillón a ver el partido y, obviamente, yo me quedé dormida de manera casi instantánea, envuelta en sus brazos. No pasó nada más que eso y fué hermoso.
Ahora lo pienso y digo ¡Qué inconsciente!. Prácticamente no lo conocía y podría haber sido un asesino serial, pero bueno...
Ese día empezó una relación de idas y vueltas, de amor mutuo, de locuras, de charlas, series, música, libros, risas, delirios, noches de estudio y chocolates compartidos. Y no sólo eso, él me enseño tantísimas cosas y me mostró otras cuantas. Eramos de hablar muchísimo y de todo. Jamás sentí vergüenza ni incomodidad, fuera cual fuese el tema del que habláramos. Siempre nos entendimos muy bien. Y lo amaba por eso. Porque me escuchaba, me entendía (o al menos lo intentaba), porque a pesar de sus traumas y de su incapacidad para decir lo que sentía o su manera infantil de manifestarlo, yo sabía que me quería de verdad, lo intuía. Siempre supe que para él era especial. Y claro, él lo era para mi. Lo amé de una manera casi visceral. Y también sufrí de esa forma cuando "nos separamos".
Me acuerdo que una mañana, unos días antes de que cada uno fuese para su casa a pasar el verano, me preguntó: ¿Qué vamos a hacer? Y no supe que decirle. Porque era todo muy pronto, muy nuevo. Porque tenía miedo, no quería sufrir.
Y así nos fuimos con la promesa de volvernos a ver al año siguiente. Durante ese verano hablamos un par de veces por teléfono y nada más. Tiempo después me dijo que no hubo un día en el que no pensara en mi, en el que no hablara con su mamá de mi. Y me morí de amor, claro.
Ahora a la distancia, puedo decir que él era mi debilidad. Daba lo que no tenía por él. Y cuando nos peleamos sufrí HORRORES. Lloré un año entero. Cada vez que me lo cruzaba en el ascensor se me estrujaba el corazón, cada vez que hablábamos sentía que no podía respirar. Nunca jamás me había pasado algo así. Ni me volvió  a pasar.

El día que dejamos de ser pseudo novios, tampoco me lo olvido más. Yo me había juntado con mis amigas del edificio (de dos pisos más abajo que la mía) y tuve que subir a la casa de él a buscar el sacacorchos. Y claro, lo invité a bajar. Estuvimos ahí hasta tarde y luego nos fuimos a casa.  Hablamos un montón y ahí fue cuando me dijo: "Co, vos sos todo para mí. Te adoro y te quiero un montón y por eso me parece mejor que seamos amigos. Yo no soy un buen tipo, soy mentiroso e infiel. No te quiero lastimar porque te quiero demasiado. Etc, etc etc." Cuando se estaba yendo, me dió un beso en el cachete y al oído me preguntó: "¿Me puedo quedar a dormir con vos por última vez?. No tiene que pasar nada. Sólo quiero dormir abrazado a vos". Y me morí. Y lo dejé, por supuesto.

Y desde entonces, fuimos amigos. Pasamos por una etapa de declaraciones de amor de su parte que me hicieron llorar a mares. Por lo inoportunas, lo tardías. Yo estaba de novia y muy bien con F y no tenía intenciones de volver a esa locura, a pesar de que todavía él era mi debilidad.

Nunca más paso nada desde esa noche de abril. Pero siempre digo que alguna vez en la vida nos vamos a encontrar de nuevo. No se porqué, pero lo siento así. G es una cuenta pendiente para mi y estoy segura que alguna vez va a ser saldada.

Perspectivas



En mi entrada anterior, Celes me dejó un comentario que me hizo reflexionar un poco. Lo que ella me decía era algo así como que siempre cuento cosas dramáticas (o las dramatizo yo) para luego, en los comentarios, quitarles importancia.
Yo lo he notado, claramente. Y me puse a pensar el porqué, y me pregunté: ¿Acaso no es natural que con el paso del tiempo (sean horas, días, meses o años) veamos las cosas con otra perspectiva? 
Por lo general, cuando escribo mi cabeza está a punto de estallar. Las ideas se agolpan para salir de mi atormentado cerebrito y plasmarse en un papel o en este espacio virtual. Y son crudas porque están teñidas por los sentimientos. Y claro, al verlas escritas, al haber hecho catarsis, me doy cuenta que nada (salvo honrosas excepciones) es tan grave como parece. Y comprendo que debo dejar de hacerme un mundo por las cosas chicas, que tengo que dejar que fluya por más que me pese.
Quizás esto tenga que ver con algo que alguna vez escribió Inés en su blog de OHLALÁ y  con lo que coincido plenamente: "Ya saben, cuando uno/a escribe está intentando poner orden, claridad y coherencia en lo que, hasta hace un rato, se nos hacía caótico, oscuro, confuso... bueno, complejo."
Al menos para mi es así. Yo escribo para ordenarme, para entenderme y darme cuenta de las cosas. Lo he hecho desde siempre, aunque en diferentes soportes. Y a veces me pongo a leer cuadernos viejos, o post viejos y no puedo creer que soy yo la que escribió esas cosas.


En fin.... ¿ustedes utilizan la escritura como modo de ordenar sus cabezas? ¿Leen cosas que han escrito en el pasado? ¿Consideran que el tiempo nos permite ver las cosas de otra manera, con otra perspectiva?


PD: Estoy MUY vaga con la escritura últimamente. Y además no tengo nada copado para contar, nada que me inspire. Pero los extraño!

Del tomate!

En primer lugar, estoy de vacaciones asique sepan disculpar mis ausencias. Ahora vamos a lo que nos compete: este dia nefasto.
Siempre dije que no me importan estas fechas,  de hecho no lo hacen, salvo que ese dia haya pasado algo que lo marque. Y claro, este es el caso. Resulta ser que un 14 de febrero de 2008 sali por primera vez con F y nos dimos nuestro primer beso. Y como buena debil mental que soy para estas cosas, esta fecha me pego fuerte. No solo porque sera el primer año, despues de 4, que paso sola sino porque hace algunos dias este indivisduo se cruzo por mi mente (en sueños, claro) asi sin pedir permiso y desde entonces estoy hecha una pavota. Tal es asi que hoy, en un ataque de angustia, llore y me tuve que ir a dormir l siesta para que madre y abuela no lo noten. Y si me preguntan porque el llanto, no se explicarlo muy bien. Ayudando a mi madre con su trabajo (que esta relacionado con este tipo de acontecimientos) me puse a pensar en mis ultimos cuatro dias de los enamorados, en lo lindo que la pase, en las sorpresas de F, en el pensar los regalos. Y luego, se me vino a la mente el ser nefasto en el que se convirtio, en el daño que me hizo, en lo mal que la pase en diciembre y en lo tonta que fui. Tambien llore porque me da bronca tener presente a F cuando se que el ni se acuerda de que existo. Ademas porque mduele serle indiferente aalguien que quise tanto.
 Ya se que se me va a pasar la locura, que es solo un momento y que no vale la pena ponerme triste por alguien que no lo merece. Pero  no podia dejar de escribir esto. Necesitaba hacer catarsis.
Les mando un beso enorme y espero que, si tienen con quien, lo pasen de maravillas.

Mamma Mía!

¿Como empiezo a escribir algo sin sonar prejuiciosa, mala o despectiva? Realmente es complicado, pero hoy en el medio de mi tediosa jornada de laburo y sin mucho para hacer, entré al foro de un conocido medio y no se cómo di con el historial de comentarios de una usuaria.

Resulta ser que la susodicha cuenta su historia y yo en lo único que pienso a medida que leo es "Pobre  mujer".  Ella es algo así como una especia de Maru Botana por elección de su marido. Tiene hijos cual coneja pero no por convicción o deseo sino porque "vienen" y claro, porque el marido quiere familia numerosa. Obviamente, eso no tiene nada de malo. A mi me gustaría tener varios hijos, pero obviamente lo haría por un deseo y no porque es el mandato de mi pareja o de su familia. Y de repente, entre sus relatos cotidianos menciona determinadas cosas que a mi me hacen pensar, porque es algo que deseo o porque no concibo la vida de ese modo.

De repente, cuenta que el tipo viaja mucho por trabajo, que no está nunca, que no cambia un pañal ni se ocupa de hacer cosas relacionadas con la crianza y educación de los hijos. Es el padre proveedor por excelencia, que está todo el día afuera y vuelve al hogar y pretende tener tranquilidad. Le da pautas a la mujer de que cuando el regresa los hijos de ambos deben estar bañados, cenados y dormidos; que la cena para ellos dos debe estar lista.

A eso, se le suma que por el trabajo lo trasladan permanentemente (algo así como una vez cada 3 o 4 años) y es ella quien se encarga de armar y desarmar la casa, ocuparse de la mudanza y de buscar colegio, medico y demás, sin colaboración alguna de parte de él.

Entiendo que haya gente que nació para ser madre y  que quiera dedicarse sólo a estar en su casa y criar hijos. Lo que no entiendo es que alguien lo haga porque el marido lo desea o lo ordena y no porque es una elección. No comprendo como uno puede poner su propia vida en manos de otro y dejar que tomen las decisiones por uno mismo, hasta tal punto de perder el control sobre el propio cuerpo y dejar de comer durante los embarazos para no engordar porque él tiene un raye con la gordura y no soportaría ver a su mujer, madre de sus hijos, con unos rollitos. De más está decir que es incapaz de expresar sus opiniones, de tomar decisiones.

En algún momento leí algo así como "la vida y las cosas (por ejemplo los embarazos) me pasan y yo me adapto". WTF?

Será que yo tengo una concepción/ideal bastante distinto de la vida en pareja y de la familia que lo veo tan mal.  Más allá del amor y de la entrega que uno haga por los seres amados y que en determinados momentos deba ceder,  quiero tener las riendas de mi vida. Quiero tener una pareja que realmente sea eso, una pareja. Que ambos laburemos codo a codo para formar la familia, que compartamos las tareas del hogar y el cuidado y educación de los hijos por más que siempre haya uno que se ocupa más que el otro. Que las decisiones sean de a dos. Que respetemos nuestros espacios individuales y que cedamos para que el otro también pueda ser feliz.
Me cuesta mucho entender este modelo de familia propio de la edad media en donde algunos se regodean y gritan a los cuatro vientos que quieren una familia numerosa, 5, 6 7 o 10 hijos, pero son incapaces de hacerse cargo y delegan su responsabilidad a la mujer, porque ellos deben salir a trabajar para traer el pan a la casa. Donde sus opiniones y deseos son los únicos que cuentan. Creo que si uno tiene hijos es para quererlos, cuidarlos, educarlos y ocuparse de ellos. No para decir tengo hijos y para tener quien me cuide el día de mañana cuando esté enfermo/a.

Sinceramente estoy un poco ofuscada por leer testimonio de mujeres que tienen casi mi misma edad y una educación similar a la mía  y viven de ese modo. Donde consideran que su único valor es poder parir y criar hijos ya que para el resto son incapaces (hasta para decidir sobre sus propias vidas).

En serio me ofusca un poco esto, me parece absolutamente retrógrado y machista. Y ojo, no es que culpe a los hombres por esto. Sino también a las mujeres que se dejan pisotear de ese modo y no se valoras.

He dicho!

Ustedes que opinan? Conocen casos así? ¿Cómo conciben la pareja y la vida familiar?

Buenuda

Uno de mis mayores defectos (o virtudes?) es que no puedo sostener el enojo en el tiempo. Así me hayas hecho la hijaputez más grande del universo, termino comportándome como una buena mina y a veces creo que eso es contraproducente. Porque claro, hay mucha gente a la que le das la mano y te agarra el codo; que no le importa cagarte total sabe que sos re buena y no te enojas nunca.

Pero si que me enojo, y en algunas ocasiones, mucho! El tema es que una vez que digo lo que pienso/siento, me vuelve el estado de bondad y ya. Y me molesta. Porque no todo el mundo merece una segunda oportunidad, porque hay cosas que no tienen retorno, porque hay actitudes, palabras y situaciones que duelen y lastiman. Pero parece que mi psiquis no logra diferenciar esas situaciones y siempre tiende a pensar que la gente tiene buenas intenciones y que cuando actúa mal es producto de que tienen un mal día o lo que fuera.

Lo peor de todo es que intento ser hijadeputa y mala, como para ver si me va mejor, pero no me sale muy bien y siempre caigo en lo mismo.

Por todo esto, me declaro una DÉBIL MENTAL!

Premisas para el 2012

Espero que este nuevo año venga con:


Más fiestas y menos duelos..
Más besos y menos bofetadas...
Más sexo y menos castidad...
Más música y menos silencios...
Más poesía y menos discursos...
Más coraje y menos miedo...
Más caricias y menos golpes...
Más piel y menos ropa...
Más justicia y menos juicios...
Más riqueza y menos dinero...
Más ternura y menos maltratos...
Más sueños y menos pesadillas...
Más libros y menos periódicos...
Más hombres y menos machos...
Más mujeres y menos sumisas...
Más lluvia y menos tormentas ...
Más pueblos y menos fronteras...
Más libertad y menos cárcel...
Más trabajo y menos paro...
Más pies y menos rodillas...
Más paz y menos guerras...
Más colores y menos grises...
Más nosotros y menos yo...
Más encuentros y menos desencuentros...


¡FELIZ AÑO NUEVO!


Muchas gracias por acompañarme, leerme y mimarme con sus palabras durante estos dos años y moneditas. Realmente he encontrado en ustedes amigos, consejeros y compañeros.  Ojalá todos tengamos un excelente año y al finalizarlo podamos tachar unos cuántos items de la lista!

PD: El listado de deseos se lo robé a una amiga de su muro de FB y lo publiqué acá porque me parece un buen resumen y adhiero...