Falling in love

Foto: etsy.com

Como les contaba hace algunas semanas estoy conociendo a alguien. Bah, ya lo conocí un poco bastante y podría decir que "estamos saliendo". Como casi todo en esta vida, T llegó de manera casi inesperada. O no, no fue inesperada su llegada, porque hacía rato que me lo querían presentar, pero sí fue inesperada mi predisposición hacia él y la atracción que me genero a pesar de...un montón de peros. Ja!

La cosa es que T y yo venimos viéndonos desde marzo y salimos desde hace más o menos un mes. Digamos que la cosa no me está resultando nada fácil porque vivimos a algunos (bastantes) Km. de distancia. Y esto, no es un tema menor para mi. Digo, es la primera vez que me toca una "relación a distancia" y esta señorita y yo no nos hemos llevado muy bien jamás. Además, hasta resulta paradójico que haya empezado una relación de estas características teniendo en cuenta que mi noviazgo con F terminó, justamente, por esa misma razón. Claro, que fue más una decisión de él que mía, pero ese es un tema harto conocido.

So... les decía que la distancia no me facilita las cosas para nada. Soy de las que necesitan un contacto asiduo. No de todos los días, claro, pero si saber que está y que en cualquier momentito nos podemos ver. Por suerte, y por el momento, lo vengo manejando de una manera bastante decente y creo que tiene que ver con que todavía no he caído en las redes del amor. Sí, T me gusta, me divierte, la pasamos bárbaro juntos y creo que podemos llegar a construir algo copado a futuro, peeerooooo todavía no estoy en ese punto en el que estoy re enganchada. Y, como pasa siempre, vamos a destiempo. Yo todavía no me engancho del todo y él está re embalado. Si fuese por él viene todos los fines de semana, ya me presenta la familia y demás. Y, para ser honesta, eso me asusta un poco. No sólo porque me parece pronto sino también porque históricamente he retrasado las cuestiones formales lo más que he podido. Es como que trato de estar afianzada en el amor y la pareja antes de involucrar a otras personas.
Además, el pibe es re cariñoso y demostrativo y yo me siento la más soreta del mundo porque me paralizo, me quedo muda ante determinadas situaciones. Claramente no es algo que me guste, pero prefiero mil veces quedarme callada a mentir o crear falsas expectativas.

La otra vez hablaba con amigos y les comentaba esto y les decía que, si bien me asusto y me pongo incómoda, soy consciente de que siempre hay uno que rema más que el otro en una relación, hasta que se da vuelta la tortilla y el que estaba relajado pasa a ser el que rema. Me ha tocado estar de los dos lados y tanto con F como con T han empezado metiendole fichas ellos...hasta que caigo rendida.

Más allá de todo lo expuesto, de lo que estoy segura es de que me voy a tomar el tema de T con calma, voy a dejar que fluya (o a intentarlo) y dejaré que sea lo que tenga que ser. Veremos como me sale....

Ustedes ¿cómo son cuando conocen a alguien? ¿Son de los que reman mucho primero y luego se relajan o viceversa? ¿Les cuesta engancharse o son enamoradizos? ¿cómo se llevan con las cuestiones más formales de las relaciones? ¿Vivieron alguna vez una relación a distancia de entrada?